Pensamiento Noajida es una plataforma digital que se enfoca en promover el estudio y la difusión del Noajismo. Una identidad espiritual, dentro del judaísmo, que se basa en la observancia de los siete mandamientos universales dados por Dios a Noé después del Diluvio y confirmados en la Torah de Moshé.

El Noajismo es un movimiento que se enfoca en la ética, la moral y la espiritualidad, y busca fomentar el crecimiento espiritual y la conexión con Dios. Pensamiento Noajida propende a crear un espacio de diálogo y reflexión para aquellos interesados en el Noajismo.

A través de este sitio web y las redes sociales, compartimos artículos, videos y otros recursos que abordan temas relevantes para la comunidad Noajida. Además, Pensamiento Noajida busca crear comunidades de personas que comparten la misma fe (Emuná) y la visión del mundo Noajida.

Dona a través de Paypal al usuario mehirshalom@gmail.com o haciendo click en el botón Donar


“Akedat”(atadura para sacrificio) Isaac: Descubriendo una lección profunda sobre el sacrificio, la justicia y la humanidad

 


Parashá Vayerá con el Rab Oury Cherki

La historia de la “Akedat” de Isaac, tal como se encuentra en la porción de la Torá Vayera, representa un pináculo en la carrera espiritual de nuestro antepasado Abraham. ¿Qué pasa en esta historia? Se dice que "Dios probó a Abraham". Surge la pregunta: ¿por qué está escrito como una prueba de Abraham y no de Isaac? Después de todo, se suponía que Isaac debía ser ofrecido como holocausto en el altar, no Abraham. El rabino Judah Leon Ashkenazi nos lo explica. El sugiere que la prueba de la Akeidah fue en realidad una prueba para Abraham porque el mismo era la personificacion del atributo de Jesed o Bondad amorosa.

El Jesed se opone al concepto de Atar a Isaac [Akeidah], ya que el Jesed (Bondad) reconoce al Santo, bendito sea Él, como el Dador de la vida. Entonces, ¿por qué quitar la vida? Por otro lado, Isaac, que representaba el atributo de Gevurah, o Justicia estricta, no veía la Akeida como una prueba para él.

Según la Gevurah [justicia estricta], uno tiene que pagar el precio por lo que recibe, y el precio que Isaac debería pagar por recibir su vida gratis, es devolverle la vida a su creador. Por lo tanto, para Isaac, la idea de la Atadura de Isaac [Akeidah] no era nueva. Esta idea era nueva para Abraham.

¿Qué conclusión podemos sacar de este profundo concepto? Al final, era necesario dejar a Isaac con vida. La voluntad de sacrificarse no necesitaba llevarse a la práctica. Todo lo contrario, en cuanto uno está dispuesto a sacrificar su vida, desde ese mismo momento, su vida cobra significado.

Por lo tanto, el Santo, bendito sea, ordenó a Abraham que no extendiera su mano hacia el muchacho, enfatizando el núcleo de todos los sacrificios. Los seres humanos están dispuestos a ofrecerse, pero la halajá hebrea exige que, en lugar de una persona, se proporcione un animal, tal como lo hizo Abraham: ofrecer un carnero en lugar de Isaac.

¿Y quién gana con este gran acto? Los verdaderos beneficiarios son toda la humanidad. Esto es precisamente lo que Abraham le dijo a los jóvenes (no judíos, ni hebreos) que lo acompañaban. Él les dijo: "Yo y el muchacho iremos allá, nos postraremos y volveremos a vosotros". [Génesis 22:5] El objetivo es traer abundante iluminación moral y espiritual. Este es el propósito de la Atadura de Isaac [Akeidah] para el mundo entero.

Comentarios