Pensamiento Noajida es una plataforma digital que se enfoca en promover el estudio y la difusión del Noajismo. Una identidad espiritual, dentro del judaísmo, que se basa en la observancia de los siete mandamientos universales dados por Dios a Noé después del Diluvio y confirmados en la Torah de Moshé.

El Noajismo es un movimiento que se enfoca en la ética, la moral y la espiritualidad, y busca fomentar el crecimiento espiritual y la conexión con Dios. Pensamiento Noajida propende a crear un espacio de diálogo y reflexión para aquellos interesados en el Noajismo.

A través de este sitio web y las redes sociales, compartimos artículos, videos y otros recursos que abordan temas relevantes para la comunidad Noajida. Además, Pensamiento Noajida busca crear comunidades de personas que comparten la misma fe (Emuná) y la visión del mundo Noajida.

Dona a través de Paypal al usuario mehirshalom@gmail.com o haciendo click en el botón Donar


Cabalá Para Noajidas


Por el Rab Ariel Groisman

De acuerdo con lo descrito por el rabino Itzjack Ginsburgh en su libro "Cabalá y Meditación para las Naciones" este es un estudio mucho más profundo de la Toráh pero que sin embargo puede ser enseñado para un noajida teniendo presente que debe hacerse bajo unos aspectos determinados ya que no cualquiera puede considerarse un Maestro de la Cabalá.

Esto es muy importante porque encontramos todo tipo de personas que no vienen de una tradición judía, que ignoran las verdaderas fuentes y muchos de ellos ni siquiera son practicantes del judaísmo, y así las cosas, sería muy difícil que una persona de estas se convierta, de un momento a otro, en un Maestro de Cabalá, únicamente sustentado por el numero de seguidores que tiene en la web, por ejemplo. Esto es lo que ha dado pie a que exista tanta confusión con este tema.

Lo primero es definir el significado de la palabra Cabalá, dentro del entorno judío y de la terminología de la Torah, ya que para la persona que desconoce, una palabra puede parecerse a otra pero en realidad significar cosas completamente diferentes. Cabalista como tal no existe en el pueblo judío. Las personas confunden cabalista con rabinos que eneñan cabalá, son dos cosas distintas.

La Palabra Cabalá, literalmente quiere decir "Tradición Recibida" y es una parte de la Torah Oral. Es necesario comprender que la mayoría del contenido de la Torah es oral. Fue transmitida de esta forma a lo largo de generación en generación, en donde se fue desarrollando, engrosando y codificando hasta que finalmente fue transcrita.

Dentro de las vertientes de esa tradición oral, que junto con la oralidad transcrita en la que la oralidad y la textualidad van juntas, está la vertiente mas normativa, que es la halajá, el Talmud, la práctica de los preceptos y como ejecutarlos, que es una forma de dar reglamentación a las Leyes de la Torah, todo lo que es el saber del Talmud y la normativa. Después tenemos un saber más profundo, que es filosófico y ético, que son los libros de Musar, la ética monoteísta, que son por ejemplo el Midrash y los libros del pensamiento monoteísta. 

Luego de esto, tenemos la dinámica o la vertiente mística donde se explica el efecto de los preceptos tanto en el alma como en el mundo. Ahí se describen diferentes cuestiones que tienen que ver con la parte experiencial del ser humano, así como la parte cósmica del ser humano, el impacto real de una persona sobre el cosmos en general, cuál es el vinculo más interior del individuo con el Eterno a través de las mitzvot, qué pasa con el alma cuando la persona muere, vidas pasadas, vidas futuras, cuál es el real impacto de la vida en pareja, etc.

Son diferentes temáticas que son muy importantes para cualquier persona, pero qué sucede? Al igual que para que cualquier otra vertiente de la Torah, al formar parte de la Torah, debe seguir una reglamentación. Es el caso de la medicina, por ejemplo, para que un acto sea considerado médico, debe haber sido practicado por un médico, calificado y certificado, de lo contrario puede referirse a una práctica fraudulenta y poco confiable. Una persona que no es medico y realiza un acto quirúrgico es considerado un delincuente y es penalizado por la ley. No importa si el procedimiento sale bien o mal, eso no lo certifica como médico.

Así mismo es con la Torah, los únicos autorizados para enseñarla son los que han realizado los estudios que los certifican en esa área que están practicando. Los únicos que pueden ser considerados sabios de la Torah, obviamente son los sabios del pueblo de Israel, no hay otra autoridad fuera de ellos, así ha sido históricamente desde siempre.

Lo primero que tiene que hacer una persona que va a transmitir, pero, principalmente, guiar e indicar porque hay un punto en el que el estudio se transforma en práctica y de ahí viene un tema muy grave que se da en muchas sectas -sectas porque están desvinculadas del mundo de la Torah- es que el conocimiento debe ser estudiado y transmitido por maestros de la Torah que se encuentren debidamente certificados. Esto es muy fácil de comprobar acudiendo a las Instituciones Judaicas reconocidas, que se hayan en casi todos los países y cuentan con la autorización de los gobiernos para funcionar. Entonces, la persona que se dice Maestro de Cabalá, pero que no es judía practicante o no vive en una comunidad judía -y esto es verificado por la vida en las comunidades judías- entonces debe ser reportada como impostora y su "enseñanza" debe considerarse fraudulenta.

En segundo lugar, está la dinámica y la pedagogía de cómo entregar algunos contenidos de la Cabalá, no todos, sobre todo aquellos que son relevantes a los noajidas y para qué sirven. Esto es otra cosa, porque una vez la persona está autorizada para enseñar, ya sea porque estudió en un seminario rabínico 8 ó 10 años, o es un maestro y se encuentra autorizado por rabinatos, o se trata de un líder noajida que estudió mucho tiempo y cuenta con la autorización de rabinos para enseñar también es válido. Lo importante es tener alguna vinculación con lo legal, con lo establecido. Muchas de las personas que son autorizadas por estos rabinatos tienen carta de licencia que los certifica como personas idóneas para enseñar a otros noajidas.

Básicamente, estamos hablando de qué contenidos enseñar, dado que al igual que en el Talmud y la Cabalá, hay millones de libros de Toráh oral, el pueblo judío lleva más de 3.300 años escribiéndo acerca de los mismos temas, re-escribiendo, preguntando, consultando, abriendo nuevos temas y todo esto ha sido abiertamente publicado, no hay nada escondido ni misterioso, esa es una cualidad del judaismo ya que este conocimiento se ha transmitido de generación en generación de padres a hijos, de maestros a discípulos; el deber es que todos sepan todo.

La pregunta que surge entonces es ¿Por qué se ha creado todo este misticismo alrrededor del estudio de la Cabalá haciendola ver como algo que no es? La respuesta es simple, las personas que están en la idolatría o que apenas están saliendo de esta, quieren aferrase a cualquier cosa. Por un lado, siguen persiguiendo las mismas fantasías que los han alimentado espiritualmente durante tanto tiempo, añoran lo mágico, lo esoterico, auello que representa una solución fácil a todos sus problemas sin que ello represente la realización de ningún acto ni reflexión por parte de la persona. Por otro lado, la persona empieza a buscar desesperadamente y en esa búsqueda, desafortunadamente, encuentra lugares y fuentes erróneas, pero la persona no desea investigar, profundizar sino que requiere paliativos para calmar su ansiedad, sin darse cuenta que cada vez está cayendo más bajo.

Estas falsas fuentes, como ya explicamos, no tienen relación alguna con el judaísmo, así sea que se trate de judíos (esto no es nada relevante) pero que al no ser practicantes y estar separados de la vida judía son apócrifos. Un hecho real es que más de la mitad del pueblo judío, hoy en día, no conoce el judaismo, literalmente. Ni lo conoce, ni lo quiere practicar y este fenómeno va en aumento, Dios no lo permita, y es un efecto de la asimilación con otras culturas. No en vano, este fenómeno ha sido llamado "el holocausto silencioso" dentro del pueblo judío.

El judío no se convierte a otra religión, eso no va a pasar, pero desconoce su propio judaismo. Así mismo sucede con el caso de un médico que sabe mucho de su profesión, pero es un corrupto, entonces no debería ejercer como profesional. Así mismo es con el  judío que desconoce su judaismo, que no lo practica, que no tiene una buena conducta, entonces cómo pretende que va enseñar a los demás acerca de cosas que son del judaismo.

Cabalá no es una religión, no es una identidad espiritual, no es una ciencia para ayudar a las personas, tampoco es una terapia, no tiene nada de mágico ni nada de eso. La gente tiene problemas y pretende que la Toráh le solucione los problemas y no está para eso. La Toráh es una guía y una instrucción de Dios para el ser humano, y más que como individuo fue entregada de manera general para todo un pueblo, como un ejercicio nacional. La Toráh enseña como debe ser la persona, no como solucionar sus problemas.

Es más, la auténtica cabalá es aburrida, de alguna manera. No es sino abrir un libro como Etz Jaim "El Árbol de la Vida" considerado la base de la cabalá, escrito por Rabbi Jaim Vital, hace unos 450 años, quién escribió las bases del padre de la cabalá moderna el Arizal HaKadosh, el Rab Isaac Luria -de bendita memoria- con solo leer tres hojas no se va entender nada y lo van a tirar. Porque al igual que con el estudio de cualquier disciplina profunda, la gente compra un libro y ya cree que sabe, y resulta que no fue escrito para que la gente que sepa. Un libro de cirugía está escrito para un estudiante de medicina, no para cualquier persona porque no lo va a entender, así de sencillo.

Diferenciemos, divulgación no es igual a estudio. Divulgar es hacer vídeos, escritos o todo tipo de material con contenidos meramente informativos no quiere decir ponerse cómodo en un sillón, presionar un botón en la computadora y ya está, vamos a ver lo que dice el rabino tal o cual, eso es divulgación.

Estudio es matricularse en un curso, con un programa de estudios, una metodología, unas metas mínimas estipuladas, que el rabino o el moréh conozca al estudiante y de esta forma pueda evaluar su avance. Esto requiere una cierta actitud de compromiso por parte de la persona, preguntar, estudiar, repasar y presentar un exámen.  Una cosa es leer artículos de divulgación, y eso está bien, pero otra cosa es hacer una carrera sobre ese tema.

Junto con eso, la cabalá auténtica, para un noajida, no solamente que tiene la parte de la cabalá que le atañe. Hay partes que son relevantes al noajida y partes que no son relevantes al noajida. Lo que le es relevante -y al decir relevante no le impacta ni para bien ni para mal, esto tiene que ver con leyes de pureza e impureza, tiene que ver con las leyes de cómo practicar eso, ¿cuál es el sentido místico de eso? en sus tres dimensiones: la dimensión normativa, filosófica, ética y mística, que en el noajida no impactan, porque no tiene la prohibición.

En cambio hay otras partes que están en los libros de la cabalá que el noajida no solo puede sino que debe estudiar. Tal es el caso del libro "El Código Noajida" del Rabino Moshé Weiner, que actualmente solo se encuentra en la versión de hebreo y en inglés, en el cual podemos leer cosas como el capitulo 6, del tomo uno:

    "Leyes noajidas: Explicamos en el capitulo 1 que es un deber de cada persona esforzarse en la comprensión de la cuestión Divina cada uno según su conocimiento y que reflexione en la grandeza de El Creador en Su supervisión sobre la creación para despertar su corazón en el amor y el temor a Él.
    Esta comprensión tiene que ser de tal forma que lleve a la emoción, al amor y al temor y a la conciencia permanente. Por lo tanto, y eso es parte del deber de reconocer al Creador en Bitajón y en Emuná en diferentes itéms."

Del mismo modo podemos citar al Rebbe de Lubavitch -de bendita memoria- cuando señaló específicamente que todo noajida debería estudiar la Segunda Parte del libro Tania, conocido como "El Portón de la Unicidad y la Fe". Son fundamentos de la cabalá transmitidos en un formato entendible y relevante para el noajida. Igualmente importante al conocimiento, también lo es el oficio, lo cual es producto de llevar años en la enseñanza e interacción con estudiantes noajidas para conocer sus necesidades específicas y poder brindar respuestas acertadas a sus inquietudes. No de manera genérica sino puntualmente en aquello que de verdad le va a servir.

Ahora, ¿Cómo lidiar con personas que no están buscando un conocimiento genuino y profundo? Algo significativo que los ayude a elevar su nivel espiritual haciendo una exigencia para mejorar su personalidad y manera de pensar.

Es parte de la ignorancia de la persona estrellarse con las paredes. Al estar buscando algo, de manera general, se va a encontrar deambulando por varias partes pero no va a encontrar lo que realmente anda buscando, porque esta persona no ha sabido definir su necesidad.

Lo que hace el maestro es orientar al estudiante por el camino correcto, sin embargo, por más que se le marque, el estudiante no es un recipiente vacío donde se deposita el conocimiento y ya. Por eso se insiste en que es necesario hacer un rompimiento previo, hay que desaprender para poder aprender. Es dejar de hacer y pensar de la manera que lo venía haciendo hasta ahora, porque eso fue lo que lo condujo al error, es necesario renovar la lógica del pensamiento para poder adquirir este nuevo conocimiento, y este proceso debe hacerlo de forma guíada y ordenada. Este tiempo de maduración de la persona no se puede apurar.

De cuando en cuando llega algún sujeto al Templo El Paso, en Argentina, donde me encuentro actualmente, y viene preguntando todo tipo de cosas, muchas veces basado en algún vídeo que miró en  redes sociales de algún pseudo cabalista. Gente que se practicó una circunsión porque lo vió en un vídeo o leyó en un libro apócrifo que eso era lo correcto. Así mismo de aquella persona que se autodiagnóstica y se automedica, son personas que por haber andado tanto ya se creen poseedores de todo el conocimiento y que no necesitan quien los guíe.

En estos casos lo mejor es evitar autodiagnosticarse, reconocer que todo lo que ha aprendido hasta ahora es algo erroneo, que las enseñanzas recibidas no tienen una base racional, lógica, comprobable, histórica, fidedigna y todo lo demás y que por lo tanto es necesario desechar todo lo aprendido y comenzar de ceros. No autodiagnosticarse libros y tampoco confiarse, necesariamente, en vendedores de libros. El vendedor de libros puede ser una persona honesta, así como un farmaceuta puede ser una persona honesta, pero no es el médico. De seguro que todo lo que vende en la farmacia sirve, pero eso significa que sirve para mi, en este momento. De seguro que todo lo que se vende en librerías judaícas acréditadas sirve, pero necesito que sirva para mi.

Una persona que se auto designa como estudiante de noajismo, al ser consultada acerca de su programa de estudios, quién es su rabino, etc. y responde que nada de eso, que ella se dedica a ver vídeos y que ha comprado algunos libros, esa persona no es un estudiante de noajismo y lo más frecuente es que tenga una confusión tremenda en su cabeza. Ese camino finalmente no la va a conducir a nada y va a terminar hablando mal de los noajidas, de los rabinos, de todo y la verdad es que nunca se dio la oportunidad de tomar esto con la responsabilidad y dedicación que se merece.

Eso no quiere decir que la persona no vea videos, eso está bien, pero debe estar consciente que ese es solo el primer paso en el camino del conocimiento. La persona, una vez conoce del movimiento noajida, de la Torah y se da cuenta que esto es un universo mucho más grande, debe esforzarse por seguir adelante, no conformarse con esa muestra, porque eso es solamente divulgación, la persona debe profundizar y asumir un compromiso en los estudios.

Por eso lo irremplazable es una guía rabínica que enseñe de manera ordenada y específica según la necesidad del estudiante. Por eso hasta que la gente entiende que requiere un programa de estudios y una guía se toma su tiempo, porque han estado acostumbradas a tomar conocimientos abiertamente y autodiagnosticarse. La Torah es algo que debe estudiarse en grupos, para que haya espacio al debate y a la sana confrontación de las ideas.

Estamos acostumbrados a pensar la religión como una acción individual, en cambio la Torah es una acción colectiva, nada es individual.

En esto es muy común, hoy día, encontrarse con ex-pastores que han visto en  esto un "refreshing" a su discurso y al circo que están acostumbrados y deciden involucrar las supuestas "raíces hebreas" y todo tipo de conceptos judíos, sacándolos de su contexto original para adornar su falacia y hacerla más atractiva para el público incauto.

Volvemos a insistir en este punto, judíos y noajidas no tienen la mismo alma, somos equivalentes pero no somos iguales. Así sucede con la sociedad en general, ante la ley, todos somos equivalentes pero no somos iguales. Un militar no es lo mismo que un civil, un juez no puede actuar en política y así. Cada uno tiene su rol definido dentro de la sociedad. De esta manera, las almas son diferentes y el sistema de reglas que rige para cada tipo de alma son específicas, una normativa para el judío y otra normativa para el noajida, teniendo en cuenta que ambas normativas están en la misma Torah.

Ahora, si el alma del noajida es diferente, el estudio y la practica de la cabalá es diferente. La cabalá no es magia, es la explicación de la potencia en el cumplimiento de los preceptos. Por eso decimos que la cabalá no viene a solucionar los problemas de la gente, esta realidad es la que desilusiona a muchas personas que prefieren seguir creyendo en cuestiones esotéricas y mágicas que se les ha vendido por montones en el mercado de la literatura.

La verdadera cabalá para noajidas está dirigida a enseñar los aspectos normativos para el alma noajida. Explica la energía que emana del cumplimiento de los 7 preceptos, como influye esto en el alma del noajida, todo esto según los siete niveles Divinos y cual es la inter-acción entre lo espiritual y lo material, y mostrar como el estudio y la practica de los 7 principios universales influyen en el ser humano.

Hay un libro muy importante de cabalá que se llama "La Palmera de Débora" escrito por un gran cabalista hace unos 450 años, el Rabbi Moshe Cordobero que explica como reflejar eso en la vida de una persona, en la imagen y semejanza Divina. Otro libro excelente es "Meditación y Cabalá" del Rabino Kaplan. Pero no se trata solo de comprar un buen libro sino de estar dispuesto a tomar un curso con un rabino calificado para enseñar, de lo contrario la persona no va a entender nada.

    -Hay una historia de una hormiguita que vivía en un monticulo de sal, y era todo lo que ella comía y le parecía que estaba bien. Un día pasó por ahí otra hormiguita y se saludaron, esta otra hormiguita vivía a una buena distancia y su casa estaba en un montículo de azúcar. Al tratar de describir a qué sabía el azúcar, lo dulce y placentero que erasu sabor, sus palabras se quedaron cortas, por lo que mejor invitó a su nueva  amiga a que conociera y probara por ella misma a qué sabía el azúcar.

La otra hormiguita, que nunca había probado el azúcar se sintió emocionada pero rapidamente vinieron pensamientos y dudas ¿Qué tal que no le gustara el sabor del azúcar? por eso se aprovisionó con un buen trozo de sal que guardó en su boca. Hecho esto salieron hacia la casa de la hormiga del azúcar.

Cuando llegaron, la nueva amiga le sirvió una porción de azúcar blanca y granulada, esperó expectante la reacción la hormiguita de la sal que mascaba y mascaba de una lado para otro tratando de hallarle algún sabor pero todo le seguía sabiendo a sal.

Confundida, la hormiguita del azúcar también la probó para verificar y efectivamente era la mejor azúcar dulce y deliciosa, por lo que no entendía qué era lo que estaba sucediendo, hasta que pensó y le pidió a la hormiguita de la sal que abriera la boca. Ahí fue que encontró ese gran trozo de sal escondido en uno de los cachetes, inmediatamente le dijo que lo tirara y lavara la boca y ahora si probara la dulce azúcar. La hormiguita de la sal lo hizo de esta manera y cuando probó el verdadero sabor del azúcar sintió el éxtasis más grande, hasta el punto que decidió no regresar al montículo de sal sino que establecería su nuevo hogar en la tierra del azúcar. (tomado de Prem Rawat - Programa Educativo para la Paz)













Comentarios