Pensamiento Noajida es una plataforma digital que se enfoca en promover el estudio y la difusión del Noajismo. Una identidad espiritual, dentro del judaísmo, que se basa en la observancia de los siete mandamientos universales dados por Dios a Noé después del Diluvio y confirmados en la Torah de Moshé.

El Noajismo es un movimiento que se enfoca en la ética, la moral y la espiritualidad, y busca fomentar el crecimiento espiritual y la conexión con Dios. Pensamiento Noajida propende a crear un espacio de diálogo y reflexión para aquellos interesados en el Noajismo.

A través de este sitio web y las redes sociales, compartimos artículos, videos y otros recursos que abordan temas relevantes para la comunidad Noajida. Además, Pensamiento Noajida busca crear comunidades de personas que comparten la misma fe (Emuná) y la visión del mundo Noajida.

Dona a través de Paypal al usuario mehirshalom@gmail.com o haciendo click en el botón Donar


Revelando el Corazón: Donde la creencia se encuentra con la acción - Rab David Lau


La Toráh Oral nos enseña que hay un mal comportamiento entre la persona y el Creador. Podemos pedir perdón al Creador en Yom Kipur, mediante la oración y la caridad. En cambio, si alguien hace algo malo a otra persona, a sus amigos y a sus semejantes no basta con pedir perdón a Dios en Yom Kipur, no es la forma. A éstos hay que pedirles perdón, a la propia víctima y amigos.

 Mi comportamiento refleja lo que verdaderamente creo. Creer en Dios parece pertenecer a una dimensión entre Dios y los hombres. Mientras que el trato con los demás y cómo me comporto con las demás personas pertenece a una dimensión diferente: dependiendo entre una persona y otra. Esto es una percepción errónea, porque según el famoso versículo que tenemos: “Ama a tu prójimo como a ti mismo…Yo Soy Dios”, revela una conexión muy esencial entre estas dos dimensiones. Quizás sea más exacto decir que es más que una simple "conexión" entre estas dimensiones; es la misma cosa.

Cuando una persona no se comporta con los demás de la misma manera moralmente ¿Acaso realmente está creyendo que todos fuimos creados por el mismo Dios? Seguro que no.

El comportamiento de una persona, como persona, digamos como alma viviente –como dice la Biblia- revela lo que cree. Esto es también lo que nos enseña el versículo. Dice que amamos al prójimo como a nosotros mismos porque: Yo Soy Dios. Esta es la verdadera razón por la que hacemos esto, lo hacemos porque creemos que Dios nos creó, pero también creó al amigo, y es la misma dimensión. Así nos juzga Dios. El mandamiento proviene del Creador, quien nos creó y nos dio la vida. También al compañero que está a mi lado.

La relación que tenemos con Dios se juzga a través de la relación que tenemos con nuestro prójimo. Y cuando pensamos de esta manera, en nuestro prójimo, que él también fue creado como yo, por el mismo Dios, el Único Dios que nos creó a todos, seguramente nuestro comportamiento será mucho más ético y llevará al mundo a un lugar mejor. 

 

Comentarios